Etapas de la sexualidad según Sigmund Freud

descarga

La sexualidad es un aspecto de la vida de todos los seres humanos y está relacionada con la capacidad de sentir placer, nace con nosotros y se muere con nosotros e involucra aspectos físicos, sentimentales y emocionales. Esto quiere decir, que la sexualidad está relacionada con nuestra forma de ser, de pensar, de sentir, de actuar y de relacionarnos con otras personas y con nosotros(as) mismos(as).
De acuerdo con Sigmund Freud, la sexualidad rodea todo lo que somos, es por esto que la sexualidad no es una “cosa” que aparece de pronto en las personas adolescentes, jóvenes o adultas. La crianza y la educación, así como la edad, la cultura, la región geográfica, la familia y la época histórica inciden directamente en la forma en que cada persona vive su sexualidad.
Sucede con frecuencia que el concepto de sexualidad se confunda con los conceptos de sexo o relaciones sexuales, lo cual limita la vivencia de la sexualidad únicamente al contacto genital, pero, además del placer, el sexo y las relaciones sexuales, la sexualidad comprende aspectos como el afecto y las relaciones humanas.
La sexualidad es entendida por Freud como uno de los elementos claves de la personalidad, ya que influye en prácticamente todas nuestras decisiones, al menos, a nivel instintivo. La existencia de fuentes de placer, la atracción de la pornografía, o la visión de la sexualidad han jugado un aspecto fundamental en el pensamiento psicoanalítico de Freud.
Freud crea una teoría en la que considera que la sexualidad no es exclusiva de la psicología de los adultos, sino que la infancia también posee pasiones sexuales.
Debemos tener en cuenta que la visión que tiene Sigmund Freud sobre la sexualidad es mucho más amplia de la que se suele creer usualmente. Sexualidad, según Freud, será todo aquello que tiene que ver con el placer y sus fuentes. Por eso diferenciará claramente entre sexualidad y genitalidad (lo que nosotros llamaríamos pulsión sexual). Una de las novedades más destacadas de la teoría del Psicoanálisis de Freud es la afirmación de la existencia de instintos sexuales en la infancia siguiendo las siguientes fases o etapas de desarrollo.

Etapa oral
La etapa oral se caracteriza por centrarse el placer en la boca, la zona erógena por excelencia es la boca, a medida que el niño crece y fundamentalmente en la adultez, la zona de placer se va a concentrar en los genitales. El bebé conoce el mundo a través de su boca, es la zona del cuerpo que le produce placer, a través de ella recibe el alimento. Además, chupa todo lo que encuentra porque eso le otorga placer y así conoce su entorno.
Desde que el niño comienza esta fase está experimentando su sexualidad y se lo está educando, ya que si el adulto le coarta está fase, prohibiéndole que se chupe el dedo, la mano, etc. le está obstruyendo la posibilidad de explorarse y explorar su alrededor. Lo cual puede traer aparejado para el futuro ciertos problemas.
El destete por ejemplo, debe realizarse paulatinamente, no ser un corte abrupto. Ya que si se tiene en cuenta que es la primera y gran fuente de placer del bebé, sacarle el pecho de un momento a otro sin un proceso, puede resultar traumático y tener efectos posteriores.

Etapa anal (retención y expulsión)
Esta fase se presenta cuando la preocupación del niño y sus padres gira alrededor del ano, es la etapa del control de esfínteres. El goce sexual para el niño está en la defecación. Él siente que entrega así, una producción de su cuerpo, una parte de sí mismo y por ello es tan importante para él.
Esta fase es muy importante y es fundamental que el control de esfínteres se haga progresivamente, sin presiones, que no se adelante a la etapa de desarrollo del niño, antes de que desde el punto de vista orgánico el niño esté listo para hacerlo.
Un mal manejo de esta etapa y del control de esfínteres puede repercutir negativamente en conductas futuras, por ejemplo: Estreñimiento, obsesiones, etc.

Etapa fálica
En esta etapa sí el interés y el placer se centra en los genitales y aparece el interés por las diferencias sexuales. Hasta esta etapa, las diferencias entre nena y varón se dan fundamentalmente por la vestimenta, pero a partir de esta fase, se centrarán las diferencias en los que tienen pene y las que no.
Aparece la curiosidad por sexualidad y los genitales, la que es muy importante no reprimir y manejar debidamente, ya que se podría obstruir la capacidad de investigación, conocimiento y aprendizaje general.

Etapa de latencia
Esta etapa coincide con la etapa escolar y durante mucho tiempo se creyó, equivocadamente, que la sexualidad quedaba adormecida, latente. Lo que sucede es que durante este período el interés del niño se centra en conocer, aprender e investigar. Un buen manejo de las etapas anteriores, contribuye muy favorablemente al éxito escolar.

Etapa genital
Esta fase se da en la pubertad, ocurre al mismo tiempo que los cambios físicos y psíquicos que se dan en esta etapa y se centraliza en los genitales. Los niños – adolescentes muestran curiosidad por la sexualidad genital y es básico que encuentren en sus padres y en el mundo adulto apertura u disponibilidad para hablar de sexo y aclarar y responder sus dudas.

Las etapas o fases por las que atraviesa el niño en su desarrollo, deben experimentarse y cada una de ellas es fundamental para la subsiguiente. Tocarse, conocerse, explorarse es la forma que el niño tiene de conocerse de descubrirse y es algo, absolutamente natural.

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s